Lluvia de color

Lluvia de color

“Lluvia de color” fue el primer cuadro que pinté a óleo y por eso es de pequeñas dimensiones. En él podemos ver cómo una chica camina por el Paseo de la Castellana en una noche lluviosa. De este cuadro destacaría la capacidad de representar una noche lluviosa sin la necesidad de utilizar el negro. En cambio, podemos ver una infinidad de pinceladas de colores. Destaca también el color banco, que representa el reflejo del agua.

Este pequeño óleo cuenta las pinceladas inesperadas que nunca pondrías en tu vida. Cuenta las casualidades que no esperabas y las que te quedan por descubrir. Nunca pensé en juntar el Azul de Prusia con el Amarillo Cadmio. Como tampoco pensé perder a gente que era “para siempre” y encontrar a otros que eran “para nunca”.

Es por eso, por lo que creo en La teoría de los Seis Grados de Separación. Esta,  afirma que cualquier persona del planeta está conectada con cualquier otra, a través de una cadena de conocidos con no más de cinco eslabones o puntos de unión. Según esta teoría sólo seis niveles nos separan de cualquier persona del planeta. Seis pasos. Seis grados.

Con la longitud del Paseo de la Castellana y todos los colores que forman los árboles, reflejo la cantidad de gente que queda por conocer y el hecho de que a veces, nos negamos a abrirnos y a conocer a gente inesperada. No las tapes con el paraguas.

Aunque en ocasiones tropieces, ir mirando al cielo compensa.

  • Lluvia de colores

    Cuadro expuesto en Castellón de la Plana

Marta BaladoLluvia de color

380 comentarios

Unirse a la conversación

Unirse a la conversación